Bases científicas del estiramiento muscular y reseña de los principales estudios sobre el streching y sus métodos. Instituto de Ciencia del Deporte Universidad de Saar, Saarbücken.

Bases científicas del estiramiento muscular y reseña de los principales estudios sobre el streching y sus métodos.  Instituto de Ciencia ndel Deporte Universidad de Saar,  Saarbücken.                 

Bases científicas del estiramiento muscular y reseña de las principales investigaciones con respecto al estreching y sus métodos

Gerog Wydra ,Instituto de Ciencia del  Deporte Universidad de Saar, Saarbücken 

En este punto vamos a describir las bases científicas del estiramiento muscular, exponiendo detalladamente cual es estado de las investigaciones sobre los cambios morfológicos en el músculo, sobre los efectos neurofisiológicas con respecto a la excitabilidad de las motoneuronas y sobre la mejoría de la movilidad articular producidas por varias técnicas de estiramiento. El análisis de la literatura científica enseña que no existe un método de estiramiento que se pueda considerar preferencial. También nos muestra que no es posible demostrar experimentalmente muchos efectos que son atribuidos a las técnicas de estreching sobre todo a aquellas suaves.

Desde más de veinte años de la publicación de la primera edición del libro de Bob Anderson, dedicado al estreching, que los ejercicios de estiramiento estáticos son muy utilizados, sobre todo en la fase de calentamiento y de vuelta a la calma y han entrado a formar parte del paquete de métodos para el desarrollo de la movilidad articular, así reemplazando completamente en las metodologías anteriormente utilizadas, sobre todo a aquellas basadas en los ejercicios de tipo dinámico, que desde tiempo fueron preferidas en muchos deportes, acusadas de poseer un alto riesgo de lesiones. En estos últimos años, sobre este absolutismo metodológico y sobre el presunto predominio de las técnicas consideradas blandas o suaves de estreching , sobre algunas otras metodologías dirigidas al desarrollo de la movilidad articular, se han elevado dudas y críticas. Por esto surge la necesidad de tratar de aclarar sobre todo las problemáticas ligadas al estreching, y más en general sobre las metodologías que puedan ser utilizadas para la mejoría de la movilidad articular.

Aquí vamos a mostrar una reseña de las investigaciones con respecto a las metodologías publicadas en la literatura internacional en la que se busca aclarar partiendo de las bases científicas del estiramiento muscular y los resultados de las investigaciones, todas las problemáticas ligadas al estreching y al estiramiento respecto de sus métodos. Las conclusiones que podemos obtener, no nos permiten dar una respuesta univoca a la pregunta de cuál es la técnica de estiramiento más eficaz para la práctica de un determinado deporte, las varias técnicas deberían ser aplicadas según las necesidades individuales de los deportistas, aparentemente no se resuelve el problema. Pero es nuestra opinión que podemos tomar una indicación precisa, de acuerdo a lo que la literatura científica nos muestra. Como veremos no existe un método que sea privilegiado por sobre otro en absoluto, lo que sí hay es una pluralidad de métodos, y está en la profesionalidad del docente quien debe decidir cuál de ellos aplicar por tanto deben conocerlas, elegirlas y utilizarlos en base a las exigencias de los atletas que entrena.

1- Introducción

En los últimos años el estiramiento muscular ha sido objeto de numerosos publicaciones en donde se trata de realizar una comparación critica con las técnicas tradicionales de estiramiento utilizadas en el deporte. En toda una serie de publicaciones las técnicas dinámicas de estiramiento, que es aquella preferida en el deporte, han sido con objeto del análisis crítico, en cuanto comportarían un riesgo de accidentes. Y de las técnicas suaves de estreching han ido creciendo como método de elección, bajo el aspecto de ejecución fisiológica óptima.(Anderson 1982; Knebel 1985). Dietrich et al (1985 1986) ha establecido que no existen investigaciones que puedan probar claramente la prevalencia de un método respecto al otro (Hoster 1987). Murphy (1991) contribuye a la confusión cuando da a su artículo el título "Una crítica mirada al estiramiento estático"  sea por quien se ocupe de la teoría o sea por quién trabaja en el campo del entrenamiento se hace necesaria una aclaración que aborde profundamente a esta problemática. Por esta razón seguidamente serán expuestos aspectos de carácter teórico respecto a la naturaleza de la posible aplicación.

2- Investigaciones de base sobre el estreching

2.1.Investigaciones inherentes a las modificaciones morfológicas las del músculo

El mejor modo para explicar los procesos que se tienen que producir cuando es elongado un músculo es el recurrir a un modelo del propio músculo, en que los elementos plásticos y elásticos-viscosos son puestos (esquematizados) en serie y en paralelo (figura 1)

Cuando un músculo es estirado se reduce la superposición de los filamentos de actina y de miosina. Las interrupción de los puentes acto-miosinicos representa un proceso que consume energía. Con el aumento del estiramiento muscular además de las micro fibras contráctiles también son estiradas aquellas reticulares, los filamentos intermedios y los filamentos de conectina. Con el aumento de la resistencia de los elementos elásticos se incrementa también la resistencia global al estiramiento. En este caso en el interior del sarcómero, asume una importancia particular el filamento de titina, representa un elemento elástico que actúa para que los filamentos de miosina sean centrados y que también en el caso de un estiramiento muy intenso, mantenga una mínima superposición fisiológica entre la actina y la miosina. Bileter, Hoppler 1994). Con el aumento del estiramiento el grado de sobreposición de la actina y de la miosina disminuye, y por tanto disminuye la tensión máxima desarrollada por los elementos contráctiles (Stoboy 1984). En cambio, al mismo tiempo, aumenta la actividad electromiográfica (EMG) (Kuchler 1983; Dietz 1983) la cual también provoca una limitación de la amplitud del movimiento. El significado biológico de este Stiffnes ( dureza o tensión muscular) creciente es impedir un exceso no fisiológico de estiramiento, que podría conducir a la total eliminación de la superposición de los filamentos (Wiemann 1994)Ullrich, Goihofer (1994, 337). Parten del principio que las fuerzas de resistencia que se desarrollan en el caso de movimientos de máxima amplitud no serían atribuidas a los puentes transversales acto-miosinicos activos, pero sí a la tensión pasiva de tracción a cargo del material conectivo.

El material conectivo (sarcolema, tendones) posee una cualidad elástico, viscosa, es decir el comportamiento depende en gran medida de la velocidad del estiramiento. Tales cualidades son propias no solamente de las fibras de colágeno, sino también de los puentes acto miosinicos (Huling 1994 b). En el caso de un estiramiento lento o continuo el tejido conectivo se comporta de modo diferente con respecto a un aumento rápido de la tensión, se puede observar que el así llamado fenómeno de creeping. Las fibras de colágeno en estado de tensión no son orientadas en línea con la dirección de la fuerzas de tracción que actúa sobre ellas. Con el aumento de la tensión ocurre una alineación de la fibras, por lo que el largo de la estructura aumenta (fenómeno de creeping).

Las estructuras de colágeno se adaptan a un estiramiento prolongado. Por un lado se puede observar una reducción de la tensión al estiramiento constante, es decir cuándo una estructura de colágeno es estirada hasta un cierto largo donde se ocasiona un aflojamiento de la tensión (figura 2). Por el otro lado se puede observar un aumento de la longitud a tensión constante. Es decir en el caso del estiramiento sin variaciones de tensión se ocasiona un aumento de la longitud de la estructura estirada (figura 3) que vuelve sólo muy lentamente a su estado inicial después del estiramiento mismo (Ulrich, Golhofer 1994). Cuando son estiradas las fibras aisladas de colágeno se pueden observar incrementos del largo en un orden del 2 al 5% de la condición inicial (Zernicke, Loitz 1994). Tailor (1990) basándose en un modelo animal ha logrado demostrar la relevancia de la constancia de longitud o tensión del complejo músculo tendinoso en las técnicas dinámicas o estáticas de estiramiento habituales.

En el caso de un estiramiento rápido, músculos y tendones son capaces de acumular energía cinética (Hujing 1994b, Komi 1994, Noth 1985). El incremento de la prestación en el ciclo estiramiento acortamiento se ocasiona por un potenciamiento de los mecanismos elásticos y neurales (entre ellos reflejo-miotático). Es el caso de estiramientos algo más amplios y veloces el llamado Short rangte siffness contribuye notablemente a un mejor empeño de la fuerza muscular.Taylor (1990) ha logrado demostrar el cambio de las curvas de isteresis, es decir el cambio de las relaciones entre el largo y la tensión, en función de la velocidad de estiramiento. Cuanto más se eleva la velocidad de estiramiento también se producen fuerzas más elevadas en el complejo músculo tendinoso. Aquí también desarrollan un papel las interacciones entre los tendones y la musculatura (Hijing 1994b Noth 1985) si el músculo es estirado en un orden del 0,1 a 0,2 % de la longitud de reposo, en el puente transversal puede ser acumulada energía. Las cualidad de isteresis del músculo dependen ahora de la longitud del tendón. Un tendón muy largo mejora el grado de recorrido motriz de la musculatura. Noth (1985, 247) cita un trabajo Nichols, Houk (1976) según el cual no son ni la fuerza ni el largo del músculo los parámetros que vienen a determinar el control por el organismo si no el parámetro a controlar es la elasticidad del músculo.

Mientras que en estudios a cortos plazos los cambios morfológicos no puede interpretarse de una sola manera, experimentos con animales proveen un cuadro muy unitario por cuanto concierne a los cambios morfológicos a mediano término .En un experimento con animales se ha logrado observar una aumento del número de sarcómeros en el músculo en dirección longitudinal después de un estiramiento prolongado de una semana, que el aumento del espesor se producía sólo sucesivamente. (Holley 1980, Ashmore, Summers 1981). Tabary et al (1972) ha logrado establecer un aumento reversible del número de los sarcómero según el grado de estiramiento . Según Willams Goldspink (1978) El músculo busca, continuamente, de mantener una superposición óptima entre actina y miosina, de modo de garantizar una tensión óptima del mismo músculo. El largo individual del sarcómero queda constante y montado en todos los musculos de los animales a 2,2 micrones (Penzlin 1977).

Si en el hombre también se ocasiona un aumento en el número de sarcómero continúa siendo objeto de discusiones controvertidas (Taylor 1990, Gajdosik 1991, Ullich, Gollhofer 1994; Wiemann 1994).

En el hombre a diferencia del modelo de experimentación animal no es posible experimentos invasivos en donde se pueda contar el número total de sarcómeros por cuanto en este caso es posible llegar a conclusiones indirectas sobre los cambios morfológicos internos basados en la observación externa..Wiemann 1994, de sus análisis, parte de la consideración que la fuerza máxima de un músculo dependería del grado óptimo de superposición de actina y la miosina La magnitud de la fuerza y el ángulo óptimo para producir la fuerza máxima pueden ser medidos.. Si a través que un programa de estreching se lograra producir un aumento de la longitud del músculo, cambiaría de modo negativo el grado de superposición entre actina y miosina. Según esta hipótesis en el diagrama fuerza longitud del músculo después de un tratamiento de estiramiento, la fuerza máxima debería ser alcanzada con un ángulo particular mayor, es decir con una longitud momentánea mayor que la obtenida anteriormente.(Wiemann 1994, 49).

En su programa de entrenamiento que tenía una duración de 10 semanas , Wiemann no ha logrado observar cambios correspondientes en el diagrama fuerza-estiramiento, por lo que deduce de esto que la mejor movilidad no puede ser explicada por cambios morfológicos entendidos en términos de un aumento de la longitud del músculo.

Edman (1994, 108) hace notar que es difícil llegar a conclusiones sobre el comportamiento individual del sarcómero desde la relación longitud-tensión del músculo entero, en cuanto, también dentro de una misma fibra muscular los sarcómeros  podrían comportarse de modo muy diferente (Roy, Edgerton 1994). Edman habla de una heterogeneidad intra fibrilar, que podría ser si, dentro de una fibra la diferencia de fuerza máxima entre los sarcómeros se podría darse entre sarcómeros del mismo tamaño de la misma fibra y también entre otras fibras además el largo óptimo de las fibras musculares y individuales no necesariamente tiene que coincidir con el largo óptimo del (Huijing 1994a) músculo entero.

En cuanto concierne a los trabajos de Wiemann también hace falta decir que su muestra era compuesta por personas jóvenes, que no mostraban limitaciones funcionales y que desarrollaban actividades normales de su vida cotidiana entre las unidades de entrenamiento. Probablemente los efectos de tales actividades han prevalecido sobre los efectos del estiramiento.

Se tiene que suponer que el número óptimo de sarcómeros sea regulado de modo tal de poder garantizar aquel largo del músculo con el cual viene desarrollada la máxima tensión activa y pasiva posible en las condiciones normales de la vida cotidiana .(Goldspink 1994 220) Goldspink (1994) parte de la hipótesis que también en los adultos el número de sarcómero no sea fijo, y que en caso de necesidad pueda variar en pocos días.

Gajdisik (1991)a hecho otra aproximación al problema. En su estudio ha introducido no solamente el criterio de la máxima amplitud de movimiento alcanzable, sino que la máxima amplitud de movimiento posible debe ser hasta el límite de la aparición de cambios en el EMG (electromiograma). El cree que las mejorías observadas en la máxima movilidad y que la tracción máxima tolerada sin que se presenten variaciones en el electro miograma, corresponden a las variaciones del largo del músculo que él pudo observar en experimentos con animales. Ulrich, Golhofer (1994,337) están seguros que los efectos a largo plazo de un programa de estiramiento, en primer lugar, serían de tipo estructural y que sería mucho más posible explicar una aumento en la excursión del movimiento por el cambio de plasticidad del tejido conectivo que por mecanismos nerviosos (Ibidem ,344)

2.2 Investigaciones sobre los efectos neurofisiológicas de la excitabilidad del pool motoneuronas.

La discusión actual del estreching a menudo se concentra en aquellas que se presumen son las condiciones electrofisiológicas más favorables durante el estreching. Todo esto se describe en una cita de Guissard, Duchateau, Hainaut (1988, 47) «Actualmente parece que el estiramiento estático constituye una aproximación mejor con respecto al estiramiento dinámico repetido, para evitar el reflejo de estiramiento muscular (reflejo-miotático) «. El interés hacia el al reflejo de estiramiento se remonta a los trabajos de Sherrington al principio de siglo ( 1904 ,citado por Haase 1976). Los trabajos en direcciones electrofisiológicas se ocupan principalmente de la actividad electromiográfica durante el estiramiento. Cada solicitación física o psíquica lleva también a un aumento de la excitabilidad del pool de moto neuronas de los músculos no directamente implicados en ella. (Marx, coquery, Paillard 1967). El interés principal radica en el cambio del umbral de desencadenamiento del reflejo de Hoffmann o reflejo H (Hoffmann 1922, citado por Jung 1976). según el nivel de activación del músculo antes o durante el estiramiento. El reflejo H promueve una excitabilidad de las fibras motoras a través de una estimulación eléctrica de la fibra aferente "Ia" conectadas a los husos neuromusculares (Hutton 1994, 45). en este caso lo que se observa no es un real reflejo por estiramiento pero si un reflejo simulado por el estímulo eléctrico de las fibras aferentes. (Excitación por post acción desencadenada por una actividad previa que produce dicho efecto, Ej ej de fuerza, Saltos etc) Hutton, Smith, Eldred (1973) y Smith, Hutton Eldred (1974) conduciendo experimentos en gatos anestesiados y desaferentizados (interrupción de las vías aferentes) han demostrado que el umbral de excitación del reflejo después de una previa contracción muscular se eleva, es decir se puede demostrar la existencia de una inhibición post isométrica. Al mismo tiempo ha logrado demostrar que la excitabilidad del reflejo aumenta de nuevo con el estiramiento. Lles (1986) ha probado que durante la contracción del antagonista se produce una intensa inhibición recíproca de la contractibilidad de la musculatura que está siendo estirada. Sin embargo afirma que la naturaleza del proceso inhibitorio y su control todavía no están completamente aclaradaos .( Lles 1986, 213) Las investigaciones comparativas relativas a los efectos de técnicas diferentes de estiramiento sobre la actividad electromiográfica en el hombre no han provisto un cuadro unitario. En particular siempre se han encontrado diferencias entre la actividad electromiográfica y los parámetros del movimiento.

Moore, Hutton (1980) han estudiado los efectos de diferentes técnicas de estiramiento sobre la mejoría de la flexión de la cadera, y sobre las variaciones del electro miograma. Se han confrontados los efectos del estiramiento estático (S S.) con el estiramiento después de una contracción muscular (CR) y de una combinación entre inhibición post isométrica y recíproca (estiramiento CR AC).

Los mayores efectos sobre la flexión de la cadera pudieron ser conseguidos combinando inhibiciones recíprocas y post isométrica (estiramiento CR -AC). La muestra estudiada fue compuesta por aprendices de gimnasia rítmica con un excelente desarrollo de la movilidad articular; las diferencias entre los grupos no tuvieron alguna relevancia por la práctica del deporte.

Por cuanto concierne a las actividad del electro miograma, las observaciones hechas han producido diferencias intra individuales. Es interesante también la relación entre el electro miograma, sensaciones de dolor y eficacia de las técnicas de estiramiento. El dolor que se presentó por estiramiento y la eficacia subjetivamente advertida, de las técnicas de elongación fueron relacionadas entre ellas con la actividad del electro miograma. Pero no existió ninguna relación de correlación entre el mejoramiento objetivo de la movilidad articular y estos parámetros. Etnyre, Abrhaam (1986) han estudiado el umbral de desencadenamiento del reflejo H en el estiramiento estático y las técnicas de facilitación neuromuscular propioceptiva (PNF) partiendo de la hipótesis que, en base a un mayor factor de incidencia se ocasionaría una acción aditiva sobre la excitabilidad del pool de motoneuronas y por lo tanto prefieren la combinación de ambas técnicas (estiramiento CR-AC), para explotar las ventajas de inhibición post isométrica y recíproca.

Condon, Hutton (1987) parte estudiando los cambios de la movilidad articular y de la actividad del electro miograma del músculo sóleo con el estiramiento estático o con la contracción de los antagonistas antes del estiramiento ( HR), durante el estiramiento (AC) y también antes y durante el estiramiento ( HR-AC)  han encontrado diferencias en cuanto a la mejoría de la movilidad articular. Incluso  han encontrado mayor actividad electromiográfica en el AC y en el estiramiento HR- AC con respecto a las otras dos técnicas, por cuanto concierne a las actitudes reflejas que se ha observado un comportamiento exactamente contrario. Esta observación es contraria a los que están a favor de la del eficacia de la inhibición recíproca. Según los autores el incremento de la actividad electromiográfica puede ser provocada por la concurrencia de otros estímulos nerviosos sobre las motoneuronas alfa que a la vez reducen la inhibición.. Además no han encontrado ninguna relación entre el relajamiento muscular y la mejoría de la movilidad. En Base a sus resultados Condon y Hutton (1978) han llegado  a la conclusión que en sujetos adultos sanos, las técnicas de contracción muscular no serían necesarias, en cuanto a que la resistencia activa del estiramiento sería escasa y que el relajamiento muscular engendrado no tendría para nada o sólo tendría un efecto escaso sobre la mejoría de la movilidad articular. Ostering et al. (1987) han estudiado la actividad electromiográfica en el estiramiento estático y post isométrico, como también el estiramiento con contracción de los antagonistas. Mientras en ambas la técnica previeron contracciones, la actividad electromiográfica aumentaba hasta el 155%, en el estiramiento estático ella se redujo En lo que concierne al mejoramiento de la movilidad articular observaron exactamente lo contrario.

A pesar de la mayor mejoría en la amplitud del movimiento producido por las técnicas de estiramiento con contracción, sin embargo los autores se pronuncian a favor del empleo del estiramiento estático, en cuanto, con base en la reducción de la actividad electromiográfica, debería ser considerado como una técnica más segura.

Guissard ,Duchateu, Hainaut (1988) también indagaron sobre la excitabilidad del reflejo a que H con los métodos de estiramiento SS,CR, y CR-AC, encontrando que la posibilidad de provocar el reflejo H casi viene completamente reprimida en los primeros cinco segundos con las técnicas CR y CR-AC mientras que esto no se produce en el estiramiento estático. El efecto de una máxima contracción voluntaria, precedentes al estiramiento, está temporalmente muy limitado y desaparece completamente después de cinco segundos, por lo que la excitabilidad del reflejo inicialmente reducido, en los estiramientos mas largos ya no es reprimida. El efecto de la represión del reflejo H es máximo en contracciones musculares máximas de un segundo de duración, pero, en tiempos de contracciones más largas no tiene un efecto ulterior.

Hasta ahora en la literatura existente, ha sido analizada la posibilidad de desencadenar el reflejo de estiramiento eléctricamente en determinadas condiciones. Los estudios que han examinado en cual medida el reflejo de estiramiento puede ser provocado realmente aplicando (WIEMANN 1991) determinadas técnicas de estiramiento no han sido hasta ahora exhaustivos. Con tal propósito Jung (1984, 28) afirma que los reflejos no serían un proceso aislado, sino una función auxiliar de la motricidad, que en el movimiento voluntario intervienen para corregir y regular.

Los trabajos de neurofisiología disponibles se caracterizan por una elevada validez interior. Debe ser valorada críticamente la validez externa y por lo tanto la transmisibilidad de los resultados a la práctica del deporte  Asi, Hasse (1976, 125) en un informe sobre la relación entre descargas reflejadas monosinápticas y potenciales de acción presinápticos afirma que las técnicas de estímulo y de relevamiento son artificiales y prácticamente no tienen ningún sentido fisiológico.

3- Resultados de experimentos en entrenamiento

Además de los trabajos de investigación de base, que se ocupan de los cambios morfológicos y electrofisiológicas también se ha realizado una serie de experimentos  de entrenamiento en ámbitos, que se ocupan principalmente de la problemática de carácter técnico y de eficacia de las distintas técnicas de estiramiento. La tabla 1 ofrece un panorama sobre el tratamiento aplicado en estos estudios, sobres el género de criterios de valoración aplicados y sobre los resultados conservados. La tabla destaca lo difícil que es decidir sobre cuál técnica es efectiva y preferida con respecto a otras son particularmente importantes aquellos trabajos que no se orientan sobre un único criterio, y que tratan de considerar contemporáneamente varios criterios. Actualmente en el análisis más completo es aquel presentado por Wiemann (1991) que comprenden un programa de estiramiento de diez semanas sobre el mejoramiento de la movilidad articular, sobre la tensión en reposo y durante el estiramiento del músculo, sobre la fuerza contráctil y explosiva, sobre el umbral de desencadenamiento del reflejo, sobre el electromiograma durante una contracción muscular y sobre la longitud de la fibra. Otros trabajos como los de Ostering et al,(1987), Condon, Huton (1987) Schober et al (1990) y los de Schöntaler, Ott (1994). son citados .

La posibilidad de trasladar los resultados obtenidos a otra población es escasa, todas las investigaciones han sido ejecutadas sobre muestras de sujetos elegidos. Por lo general son conducidos experimentos con alumnos estudiantes universitarios dentro de la segunda o tercera década de vida. En las investigaciones han sido considerados ambos sexos solamente en Etnyre, Lee (1988, 1987), Wydra, Bos Karisch (1991),Sullivan (1992) ySchonthaler, Ott (1994), Estudios de OStering et al (1990) llaman la atención sobre la necesidad de diferenciar los grupos de referencia y marcan la alerta del error de extender la validéz del resultado a otras poblaciones. Las varias técnicas de estiramiento no pueden ser directamente confrontadas entre ellas, en cuanto a pesar de que sean denominadas del mismo modo, a menudo se puede notar el hecho de que son ejecutadas en modos diferentes o con tiempos de estiramiento mayores (Wydra 1993). En un trabajo de Wallin (1985) fueron provocadas diferencias significativas entre las diferentes técnicas, variando no solamente la técnica misma sino al mismo tiempo también los métodos: mientras en el estiramiento balístico de los extensores de la cadera fue asumida una posición de salida no funcional (flexión hacia delante del tronco), el estiramiento post isométrico fue ejecutado de modo más funcional (flexión de una cadera con la extensión de aquel contra lateral). En algunos estudios faltan los controles necesarios a los grupos para interpretar los efectos del tratamiento. Las investigaciones pueden ser también distinguidas entre ellas en base al período de duración del experimento, por un lado puedan analizarse los efectos a breve término de tratamientos singulares de estiramiento entendiendo con esto los efectos de un individual estiramiento o tratamiento de estiramiento. El análisis de los efectos a mediano término se basan en períodos de investigación que van de una a doce semanas. No se han encontrado o tratados los efectos a largo plazo. Igualmente sólo en el trabajo de Tanigawa (1972) se encontraron evidencias sobre la regresión de la capacidad de estiramiento después de la suspensión del tratamiento. Sobre la mejoría a corto plazo de la movilidad articular, además de los efectos electro fisiológicos son relevantes aquellos de la temperatura. Que un programa de estreching no sea capaz de reemplazar un programa específico de calentamiento, es destacado sobre todos por los estudios Henning, Podzielny (1994) (y Murphy 1991). de

En casi todas las investigaciones el criterio de eficacia utilizado son las mediciones de la movilidad articular. Por lo general es registrada la movilidad articular activa. Una particularidad también representada por los trabajos de Hardy, Jones (1986) , que han registrado la movilidad dinámica a través de fotocélulas o fotografía estroboscópica del movimiento. En sus estudios Gajdosik (1991) además el recorrido máximo de movimiento ha registrado aquel limitado al presentarse cambios electromiográficos.

Los trabajos que se han ocupado del la evolución de la tensión muscular son muchos.

Maddding et al (1987) en sus estudios, en los que la duración del estiramiento estático que los grupos experimentales fue respectivamente de 15,45,120 segundos, han registrado unas mejorías muy significativas de la movilidad articular y una disminución de la resistencia al estiramiento, sin encontrar diferencias entre los grupos estudiados. Wiemann (1991) en su experimento a largo plazo, en el que fue ejecutado sencillamente el estiramiento estático, ha notado un incremento significativo del tono muscular en los grupos musculares isquiocrurales en sujetos de sexo femenino. Además ha logrado probar un aumento significativo de la tensión al estiramiento tolerado en el logro de la movilidad máxima en ambos sexos. Hortobagyi et al (1985) se han interesado en la problemática de los efectos provocados por el estiramiento lento sobre las expresiones de la fuerza y sobre la recuperación muscular después de un trabajo de fuerza, logrando establecer que existe una correlación positiva entre la mejoría de la capacidad de recuperación muscular y la movilidad articular. Pero este trabajo excelente como aproximación, lamenta la falta de un grupo de confrontación por lo que los cambios observados no pueden ser directamente atribuidos al programa de estreching ejecutados. Una aproximación metodológica mente parecida a sido seguida por Schober et al. (1990), que están indagando la influencia del estiramiento sobre la capacidad de relajamiento muscular (Kraft et al 1990).  A pesar de algunas diferencias individuales han logrado mostrar las desventajas de un estiramiento prolongado de dos minutos, con respecto al estiramiento intermitente y post isométrico. Una de las causas por la que el estiramiento prolongado no produce efectos suficientes sobre la recuperación podría ser el hecho que desplaza el umbral de excitación de los propioceptores, lo que provoca a su vez una alteración de la regulación del flujo de impulsos propioceptivos y por tanto un aumento persistente del tono muscular (Wittekopf, Schober Kraft 1991, 143).

También la acción negativa de un programa de estreching sobre la fuerza vertical del salto, como Henning, Podzielny (1994) aquel descrito podría ser interpretada como una alteración de los parámetros de la regulación neuromuscular. También es posible que el potencial elástico de la musculatura, es decir la capacidad de almacenar energía cinética halla ejercido una influencia negativa al fenómeno de creeping. Ulrich Gollhofer (1994).

Cuadro resumen de los principales trabajos experimentales sobre la eficacia de las distintas técnicas de estiramiento. Leyendas SS: Streching estático, CR: Contracción-relajación CR-AC=Contracción-relajación-antagonista contracción, CRS, Contracción-relajación estiramiento, DS Streching dinámico.

Autor

Composición

Criterios

Tratamiento

Duración

Resultados

De Vries 1962

57 estudiantes

Mejoría de la flexión y extensión activa del busto, elevación de los hombros por la duración del tratamiento

SS (Hata-yoga, DS) 30-60 s de estiramiento, Ningún grupo de control

7 veces 30 min dos entrenamientos semanales

Mejoría significativa en los grupos. Ninguna diferencia entre los grupos.

Holt et al.
1970

24 estudiantes

Mejoría de la flexión activa del busto (sit and reach) por cada individual trato

Entrenamiento combinado consistentes de DS, SS, CR-AC.

Los ejercicios de estiramiento fueron ejecutados en sucesiones diferentes. 20 s de estiramiento y 10 s de pausa el método CR-AC en este tiempo fue repetido 3 veces.
Ningún grupo de control.

Tres entrenamientos a  la semana por tres semanas siguientes.
Duración de cada entrenamiento 2 series de dos minutos.

Las diferencias entre los grupos indican una superioridad estadística del método CR-AC.

Tanigawa 1972

30 jóvenes Varones

Mejoría a breve y mediano término de la flexión pasiva de la cadera A mediano plazo la mejoría de la movilidad retrocede Determinación indirecta del ángulo

Estiramiento pasivo, estiramiento CR.

Grupo de control.

estiramiento por 2 veces a la semana por un período de 3 semanas.

Superioridad del estiramiento CR con respecto del estiramiento estático. Después de una semana sin entrenamiento. significativo retroceso de la capacidad de estiramiento.

Cornelius et al. 1980

30 estudiantes

Mejoría a corto plazo de la flexión pasiva de la cadera (medición del ángulo)

Estiramiento CR y CR-AC con contracción muscular de diferente duración (de O a 6 segundos) DS,

Ningún grupo de control.

Tratamiento simple

Superioridad de las técnicas de PNF con respecto del estiramiento estático.
Ninguna diferencia entre las técnicas de tensión (PNF)

Moore, Hutton 1980

21 gimnastas

Mejoría a corto plazo de la  movilidad  de la cadera con un único trabajo: actividad EMG

SS,CR, CR-AC En el método CR o CR-AC la contracción se  ejecutaba x 5 segundos; ningún grupo  de control

trabajo  individual

Mayor aumento de la movilidad articular con con la técnica CR-AC; diferencias individuales en el EMG.

Hartley, 0'8rien (1980

119 estudiantes

Mejoría a corto plazo de la flexión activa de la cadera.
(medición del ángulo)

SS-AC, CR (activo y  pasivo), DS, SS, SS con relajamiento, un minuto de estiramiento, un minuto de pausa, 5 repeticiones; Grupo de control

Estiramiento por diez minutos por tres días, por tres semanas.

Mejoría extremadamente significativa en todos los grupos durante todo el tratamiento; ninguna diferencia entre los grupos; ligera mejoría cotidiana de la movilidad.

Sady et al

1981

43 estudiantes

Mejoría de la movilidad activa de los hombros, del busto y de los extensores de la cadera

DS (20 Repeticiones.), SS (tener por 6 s 3 repet..) CR (estiramiento hasta a la posición final, 6 s de contracción - de nuevo estiramiento - 3 repet.); Grupo de control.

3 veces a la semana, por seis semanas.

Superioridad de las técnicas de PNF.
Mejoría mayor de la movilidad de los flexores de la cadera  que de otras articulaciones

Lucas y Koslow 1984

63 estudiantes

Mejoría de la movilidad activa de los extensores de la cadera

DS, SS (20 s estiramientos-5 repet.). CR-AC (5 s de contracción de los agoniotas -10 s de contracción de los antagonistas).

Ningún grupo de control

5 minutos de estiramiento, 3 veces a la semana, por siete semanas

Mejoría en todos los grupos; ninguna diferencia  entre los grupos.

Hortobagyi et al. 1985

12 alumnos de 15 años

Medida de las movilidad articular, comportamiento de la fuerza rápida isométrica, relajamiento muscular, frecuencia de  pasos

Ejercicios de estiramiento estático por la articulación de la cadera . Ningún grupo de control

3 veces a la semana, por tres semanas

Mejoramiento significativo para todos los grupos medidos
Correlación significativa entre ellos.

Hardy

1985

42 estudiantes

Mejoría a breve y a largo plazo de la flexión activa de la cadera (medición del ángulo)

CR-AC activo y pasivo con 0,3 y 6 s de duración de la contracción y 10 s de estiramiento -3 repet. SS -30 s de estiramiento prolongado. Todos los grupos ejecutaron 3 series con 30 s de pausa. .

Grupo de control.

Estiramiento por 6 días seguidos

Mejoramiento extremadamente significativo en los grupos experimentales

Relación positiva  entre la  duración de la contracción y el mejoramiento de la movilidad  en el estiramiento AC Activo

Hardye Jones 1986

14 estudiantes

Mejoría de la movilidad dinámica de la cadera (Medición estroboscopia)

 

CR-AC (6s de contracción, 10 de estiramiento, 3 repet, DS con acentuación de la velocidad. DS con acentuación de la excursión del movimiento. Todos los grupos ejecutaron 3 series con 30 seg de pausa Grupo de control.

Estiramiento por 6 días seguidos

Mayores mejorías en los grupos experimentales (CR-AC; DS con acentuación de la excursión del movimiento) que en los grupos de control; ninguna diferencia entre los grupos experimentales.

Hardye Jones 1986

18 estudiantes

Mejoría de la movilidad dinámica de los hombros (células fotoeléctricas)

CR-AC; DS con acentuación de la excursión del movimiento.
Grupo de control

Estiramiento por 6 días seguidos

Mayores mejorías en los grupos experimentales (CR-AC; D5 con acentuación de la excursión del movimiento) que en los de control; ninguna diferencia entre los grupos experimentales.

Madding etal.
1987

72 sujetos varones entre 22 y 40 años

Mejoría a corto plazo de la  aducción de la cadera y disminución de la resistencia al estiramiento

SS por 15, 45 y 120s.
Grupo de control

Estiramiento por una sola vez

Mejoría extremadamente significativa de la movilidad articular y disminución de la resistencia al estiramiento en los grupos experimentales; ninguna diferencia entre los grupos experimentales

Osternig et al 1987

4 mujeres y 6 hombres de edad de 30 a 40 años

Movilidad articular, actividad EMG

Estiramiento-relajamiento (SR), contracción relajamiento (CR) Contracción relajamiento de los agonistas (ACRì

Estiramiento por una sola vez

Mayor mejoría de la movilidad, pero también actividad EMG más elevada en el estiramiento ACR.

Condon, Hutton 1987

6 mujeres y 6 hombres de 30 a 40 años

Movilidad articular, actividad EMG, activación eléctrica del reflejo H

SS, Hold Relax (HR) contracción de los agoniotas (AC), HR-AC.

 1 Estiramiento una sola vez

Ninguna diferencia por cuánto atañe a la mejoría de la movilidad. Mayor actividad EMG en el estiramiento. AC y HR-AC pero menores amplitudes del reflejo H.
Ninguna relación entre relajamiento muscular y aumento de la movilidad.

Etnyre y Lee 1988

49 estudiantes varones y 25 estudiantes mujeres

Mejoría a breve y a largo plazo de la movilidad de los hombros y la movilidad activa de cadera (goniómetro)

SS (9 S), CR, CR-AC (6 s de contracción con siguientes 3 s de estiramiento) Los ejercicios de estiramiento fueron ejecutados con la ayuda de un compañero.

Grupo de control.

Estiramiento por 2 veces a la semana por 12 semanas

Mejoría extremadamente significativa en los grupos sometidos al trabajo; ninguna diferencia en la entrenabilidad entre hombres y mujeres; técnicos PNF más eficaces que aquellas estáticas; mayor eficacia de la  técnica CR-AC en los varones.

Schobert et al 1990

60 estudiantes de educación física

Capacidad de relajamiento muscular de la musculatura ventral del muslo, después de una carga anterior.

SS, CR (contracción isométrica y 10 s de estiramiento alternados), estiramiento pasivo intermitente (alternancia por 10 veces entre estiramiento y relajamiento, con ayuda de una pareja (por unos 2 minutos) Grupo de control.

Estiramiento cotidiano por l0 min  por dos semanas

Efectos positivos del estiramiento intermitente; diversidad de efectos del estiramiento CR; efectos negativos del estiramiento prolongado.

Gajdosik 1991

24 varones con acortamientos musculares

Máxima capacidad de estiramiento pasivo, máxima extensión de la rodilla sin actividad EMG, resistencia (Nm)

Estiramiento pasivo

3 semanas

Mejoría significativa y de la tolerancia del estiramiento.

Wydra et al 1991

40 hombres y mujeres en rehabilitación

Mejoría a breve y mediano término de la movilidad activa y pasiva de la cadera (goniómetro)

Estiramiento estático, post-isométrico, dinámico; Grupo de control.

Estiramiento cotidiano por 10-11 minutos por dos semanas

Superioridad significativa del estiramiento post isométrico a  breve termino y del o dinámico en el efecto a mediano término.

5ullivan et. al 1992

10 varonesy 10 mujeres de 30 años

Máxima movilidad activa

SS, CR-AC diversas posiciones iniciales.

Estiramientos por 5-8 min

Ninguna diferencia significativa entre las técnicas. pero influencia significativa de la posición sobre la mejoría de la movilidad.

Hennig, Podzielny 1994

46 estudiantes de educación física y practicantes de atletismo

Fuerza de salto vertical

SS Vs calentamiento de carrera o SS después de calentamiento o calentamiento después SS.

20 s versus programa de carrera de 10 min

empeoramiento significativo de la prestación de salto en el SS después del calentamiento

4- Discusión

Los resultados indican que, en general la movilidad articular es entrenable independientemente del sexo, mientras que es influenciada por la duración del tratamiento. Generalmente, las técnicas estáticas de estiramiento son inferiores con respecto a las otras técnicas de elongación. Los efectos de las técnicas de facilitación neuromuscular propioceptiva y del estreching dinámico deben ser tratados de un modo diferenciado  a aquellas técnicas de estiramiento que privilegian la amplitud del movimiento  que se muestran más eficaces respecto de las que apuestan a la velocidad de movimiento. Además, no resulta que sea necesario ejecutar ejercicios de estiramiento en la cantidad hasta ahora recomendadas en la literatura ( Leinhart, Seisbert 1992) . Guissard, Duuchateau, Hainut (1988) Los estudios  demuestran que  en los casos de estiramiento post isométrico el tiempo de tensión muy breve son más útiles que el tiempo de tensión más largo Taylor (1990) ha podido demostrar que con pocas repeticiones es suficiente para provocar un efecto de estiramiento óptimo.

Mientras existan resultados relativamente claros para responder a problemas de orden técnico, es mucho más difícil dar una respuesta a problemas de naturaleza nomológica. Por esto no es claro si  el mejoramiento de la movilidad articular observado sea atribuible a cambios estructurales en la musculatura o  a bien alguna más elevada resistencia de la musculatura a cargas de estiramiento (Madding, 1987, Wiemann 1991, Gajdosik 1991). un argumento válido en favor de la realización de ejercicios estáticos de estiramiento es que se desarrollan condiciones  electrofisiológicas más favorables, que se acompañan con un menor riesgo de accidentes . Osterig et al ( (1987) son favorables las técnicas de estiramiento estático, a pesar de que con estas se consiga un mejoramiento menor en la amplitud de movimiento respecto a aquellos alcanzados con el estiramiento post isométrico o con el estreching con contracción de los músculos antagonistas. La causa de esto es que se registra una menor actividad electromiográfica. Estás técnicas representan por tanto la más segura técnica de estreching y quizás uno de los más importantes al momento de efectuar un calentamiento.

Taylor et al (1990) atribuyen  a la causa  de  mayores riesgos y accidentes que serían más evidentes en el caso de un estiramiento balístico, a las propiedades elástico viscosa de la musculatura (Ullrich, Gollhofer 1994). A una determinada longitud del músculo, en el caso de un estiramiento veloz, se absorbe más energía respecto al estiramiento estático, ya que no hay posibilidad de intervención de parte de la propiedad elástica de la estructura conectiva (fenómeno de creeping). Por esto los riesgos de accidente muscular en el caso de estreching dinámico son más elevados, particularmente si estos ejercicios son ejecutados con el objetivo de conseguir una mayor amplitud de movimiento, pero son finalmente garantía de una mayor velocidad de movimiento.(es por esto que son preferidos de incluir en las entradas en calor pero muchos técnicos y atletas al abusar de los mismos pueden hacer evidente una lesión de un músculo posiblemente no recuperado o lastimado) también los ejercicios estáticos de estiramiento pueden provocar estiramientos excesivos (Rebsamen 1994). El fenómeno del creeping, observables en el estiramiento prolongado, puede producir una alteración de la disposición espacial de las fibras de colágeno, que a su vez, si al estiramiento prolongado se le hace seguir de un ciclo final de estiramiento acortamiento, esto pueda ocasionar que el músculo almacene menos energía cinética. Esto podría producir una completa desorganización de las estructuras internas de los elementos contráctiles. Por esta razón, un ejercicio de estiramiento estático que preceda a una carga reactiva de fuerza rápida, teóricamente podría producir un daño idéntico a aquel provocado por un ejercicio de estiramiento dinámico ejecutado a una velocidad elevada.

Roy, Edgerton 1994, demuestran que nuestro conocimiento sobre la naturaleza y la etiología de los traumas musculares producto de cargas es del todo insuficiente. Hasta ahora no tenemos datos sobre cuándo se ocasionan traumas debidos a un exceso de estiramiento . Ciertamente se han visto y sobre todo,en los músculos atrofiados que son más sensibles a lesiones debidas al estiramiento. Por otra parte síndromes de exceso de solicitación, se pueden presentar también sólo con cargas de intensidad mediana si la solicitación es prolongada. Es nuestra opinión que los ejercicios dinámicos de estiramiento, ejecutados lentamente no comparten riesgos mayores de accidente de aquellos estáticos . (Bealieu, 1981, Shellock, Prentice 1985).. En algunas publicaciones es puesta en evidencia la importancia que tendrían los ejercicios de estiramiento estático por la prevención de los accidentes (Bealieu, 1981, Shellock, Prentice 1985). Las argumentaciones aducidas se refieren muy especialmente a ejemplos individuales, sin poder recurrir a datos numéricos consistentes o a observaciones controladas. Hig, Howley (1989) en un experimento que involucraban a 62 sujetos , ha logrado demostrar que ni un programa de estiramiento estático y ni un programa de calentamiento podían influir sobre el dolor muscular que se manifiesta después de un trabajo muscular concéntrico (Murphy 1991).

Como demostrado por cuanto se a expuesto hasta ahora no se puede dar una respuesta única a la pregunta sobre cuál es la técnica de estiramiento más eficaz. En la práctica de deportes las distintas técnicas deberían ser aplicadas según las necesidades individuales de los atletas. Aquí pueden ser tomadas en consideración ya sea las técnicas de facilitación neuromuscular propioceptiva, ya sea las técnicas dinámica de estiramiento. Si las conclusiones de los datos estadísticos pueden ser aplicadas al estreching dinámico, parecería posible la hipótesis de que el tratamiento basado sobre técnicas de facilitación neuromuscular podrían resultar superiores a las del entrenamiento general de la movilidad articular dinámica, mientras que ejercicios flexodinámicos podrían ser superiores para una entrada en calor que preceda a una prestación dinámica (Hardy ,Jones 1986, 153).

Bibliografía

Anderson B., Stretching, Shelter Publication, Bolinas, 1982 (traduzione itali.-na a cura di P. Masia, Stretching, Ed. Mediterranee, Roma, 1982).

Ashmore C. R., Summers P. J., Stretch-induced growth of chicken muscles, myofibrillar proliferation, Am. J. of Physiology 241, 1981,C93-C97.

Beaulieu J. E., Developing a stretching program, The Physician and Sportsmedicine, 9,1981,59-65.

Billeter R., Hoppeler H., Biologische Grundlagen der Muskelkontraktion, in: Komi, P. V., (a cura di) Kraft und Schnellkraft im Sport, Deutscher Arzte-Verlag, Colonia, 1994, 51- 73.

Bos K., Wydra G., Karisch G., Gesundheitsforderung durch Bewegung, Spiel und Sport, Erlangen, 1992.

Condon S. M., Hutton R. S., Soleus muscle electromyographic activity and ankle dorsiflexion range of motion during four stretching procedures, Physical Therapy 67,1987,24-30.

Cornelius W. L., Hinson M. M., The relationship between isometric contraction of the hip extensors and subsequent flexibility in males, Journal of Sports Medicine, 20, 1980, 75-80.

De Vries H. A., Evaluation of static stretching procedures for improvement of flexibility, Res.Quarterly, 33, 1962, 222-228.

Dietrich L., Berthold F., Brenke F., Muskeldehnung - eine wichtige trainingsmethodische MaBnahme, Theorie. und Praxis der Korperkultur, 34, 1985, 922-930.

Dietz V., Elektrophysiologie komplexer Bewegungsablaufe: Gang-, Lauf-, Balance- und Fallbewegungen, in: Berger W., Dietz V., Hufschmidt A., Jung R., Mauritz K. H., Schmidtbleicher D. (a cura di), Haltung und Bewegung beim Menschen, Berlino, 1984,87118.

Edman K., Die kontraktile Funktion der Skelettmuskelfaser, in: Komi P. V., Kraft und Schnellkraft im Sport (a cura di), Colonia, 1994, 104- 120.

Etnyre B. R., Abraham L. D., H-reflexes changes during static stretching and two variations of proprioceptive neuromuscular facilitation techniques, Electroencephalography and Clinical Neurophysiology, 63,1986,174-179.

Etnyre B. R.. Lee E. J.. Chronic and acute flexibility of men and women using three different stretching techniques, Res. Quarterly for Exercise and Sport, 59, 1988, 222-228.

Etnyre B. R., Lee E. J.. Dialogue: Comments on proprioceptive neuromuscular facilitation stretching techniques, Res. Quarterly for Exercise and Sport, 58, 1987, 184-188.

Gajdosik R. L.. Effects of static stretching on the maximal length and resistance to passive stretch of short harmstring muscles, J.of Orthopaedic Sports and Physical Therapy, 14, 1991, 250-255.

Godges J. J., Macrae H., Longdon C.. Tinberg G.. MacRae p.. The effects of two stretching procedures on hip range of motion and gait economy, J. of Orthopaedic and Sports Physical Therapy, 1989, 350-357.

Goldspink G., Zellulare und molekulare Aspekte der T rainingsadaptation des Skelettmuskels, in: Komi P. V.. Kraft und Schnellkraft im Sport (a cura di), Colonia, 1994,215-231.

Guissard N., Duchateau J., Hainaut K, Muscle stretching and motoneuron excitability, Europ. J. of Applied Physiology, 58, 1988,47-52.

Haase J., Haltung und Bewegung und ihre spinale Koordination, in: Haase J.. Henatsch H.-D.. Jung R.. Strata p.. Thoden U., Sensomotorik (a cura), Monaco, 1976,99-192.

Hardy L.. Jones D.. Dynamic flexibility and proprioceptive neuromuscular facilitation, Res. Quarterly for Exercise and Sport, 57, 1986, 150-153.

Hardy L.. Improving active rang of hip flexion, Res. Quarterly for Exercise and Sport, 56, 1985, 111-114.

Hartley-O'Brien S. J., Six mobilisation exercises for active range of hip flexion, Res. Quarterly for Exercise and Sport, 51, 1980, 625-635.

Hennig E., Podzielny S., Die Auswirkungen von Dehn- und Aufwarmubungen auf die Vertikalsprungleistung, Sportmedizin, 45, 1994, 253-260.

High D. M., Howley E. T, The effects of static stretching and warm-up on prevention of delayed-onset muscle soreness, Res. Quarterly for Exercise and Sport. 60,1989,357-361.

Hoffmann P., Die Eigenreflexe (Sehnenreflexe) menschlicher Muskeln, Berlino, 1922.

Hollmann W.. Hettinger Th.. Sportmedizin - Arbeits- und Trainingsgrundlagen, Stoccarda, 1990.

Holly R. G.. Barnett J. G.. Ashmore C. R.. Taylor R. G.. Molè P. A..

Stretch-induced growth in chicken wing muscles: a new model of stretch hypertrophy, Am. J. of Physiology, 238, 1980, C62C71.

Holt L. E.. Travis T. M.. Okita T.. Comparative study of three stretching techniques, Perceptual and Motor Skills, 31, 1970,611616.

Hortobagyi T.. Faludi J.. Tihanyi J.. Merkely B.. Effects of intense "stretching"-flexibility training on the mechanical profile of the knee extensors and on the range of motìon of the hip joint. Int. J. of Sports Medicine, 6,1985,317-321.

Hoster M., Stretching - zwischen Ritual und therapeutischer Notwendigkeit. in: Hoster M., Nepper H.-U. (a cura di), Dehnen und Mobilisieren, Waldenburg, 1994, 102-109.

Hoster M.. Zur Bedeutung verschiedener Dehntechniken in der Sportpraxis, Die Lehre der Leichtathletik, 26, 1987,31, 15231526.

Huijing P. A.. Mechanische Muskelmodelle, in: Komi P. V.. Kraft und Schnellkraft im Sport (a cura di), Colonia, 1994 a, 135-154.

Huijing P. A.. Das elastische Potential des Muskels, in: Komi P. V.Kraft und Schnellkraft im Sport (a cura di), Colonia, 1994 b, 155172.

Hutton R. S., Smith J. L., Eldred E., Postcontraction sensory discharge from muscle and its scource, J. of Neurophysiology, 36, 1973,1090-1103.

Hutton R. S., Neuromuskulare Grundlagen des Stretching, in:Komi P. V.. Kraft und Schnellkraft im Sport (a cura di), Colonia, 1994,41-50.

Iles J.. Reciprocal inhibition during agonist and antagonist contraction, Experimental Brain Research, 62,1986,212-214.

Jung R.. Einfuhrung in die Bewegungsphysiologie, in: Haase J.Henatsch H.-D.. Jung, R.. Strata p.. Thoden U. (a cura di), Sensomotorik, Monaco, 1976, 1-98.

Jung R.. Zur Bewegungsphysiologie beim Menschen: Fortbewegung, Zielsteuerung und Sportleistungen, in: Bergen W.. Dietz V.. Hufschmidt A.. Jung R.. Mauritz K.-H.. Schmidtbleicher D. (a cura di), Haltung und Bewegung beim Menschen, Berlino, 1984, 7-63.

Klee A.. Haltung, muskuliire Balance und Training. Beitriige zur Sportwissenschaft. Voi. 20, Francoforte, 1994.

Knebel K;,P.. Funktionsgymnastik, Reinbek, 1985.

Komi P. V., Der Dehnungs-Verkurzungszyklus, in: Komi P. V., Kraft und Schneilkraft im Sport (a cura di), Colonia, 1994, 173182.

Kraeff T.. Muskuliire Dysbalance bei Menschen im fortgeschrittenen Alter, Manuelle Medizin, 21, 1983, 71-73.

Kraft W.. Schober H.. Schmidt H.. Wittekopf G., Stretching und muskuliires Entspannungsverhalten am M. quadriceps femoris, Zeitschrift fur Physiotherapie 42, 1990, 237-243.

Kuchler G., Motorik, Stoccarda, 1983.

lenhart P., Seibert W, Funktionelles Bewegungstraining, Oberhaching,1992.

lucas R. C., Kosiow R., Comparative study of static, dynamic, and proprioceptive neuromuscular facilitation stretching techniques of flexibility, Perceptual and Motor Skills, 58, 1984, 615618.

Madding S. W., Wong J. G.. Hallum A.. Medeiros J. M., Effect of duration of passive stretch on hip duration range of motion, J. of Orthopaedic and Sports Physical Therapy, 8, 1987, 409-416.

Mark R. F., Coquery J.-M., Paillard J., Autogenetic reflex effects of slow or steady stretch of the calf muscles in man, Experimental Brain Research, 6, 1968, 130-145.

Moore M., Hutton R.. Electromyographic investigation of muscle stretching techniques, Medicine and Science in Sports and Exercise, 12, 1980, 322-329.

Murphy D. R., A criticallook at static stretching: Are we doing our patients harm?, Chiropractic Sports Medicine, 5, 1991, 67-70.

Nichols T. R., Houk J. C., Improvement in linearity and regulation of stiffness that results from actions of stretch reflex, J. of Neurophysiology, 39, 1976, 119-142.

Noth J., Neurophysiologische Aspekte der Muskelelastizitiit. in:Buhrle M. (a cura di), Grundlagen des Maximal und Schnellkrafttrainings, Schorndorf, 1985, 238-253.

Osternig l. R., et al., Muscle activation during proprioceptive neuromuscular fascilitation (PNF) stretching techniques, Am. J.of Physical Medicine, 66, 1987, 298-306.

Osternig l. R., Robertson R. N., Troxel R. K., Hansen p.. Differential response to proprioceptive neuromuscular facilitation (PNF) stretch techniques, Medicine and Science in Sports and Exercise, 22,1990,106-111.

Penzlin H.. lehrbuch der Tierphysiologie, Stuttgart. 1977.

Prentice W., A comparison of static stretching and PNF stretching for improving hip joint flexibility, Athletic Training, 18, 1983, 56-59.

Rebsamen R., Das Syndrom des Over-Stretching, Hoster M.. Nepper H.-U. (a cura di), Dehnen und Mobilisieren, Waldenburg, 1994,110-117.

Roy R. R., Edgerton V. R.. Bau und Funktion der Skelettmuskelfaser, in: Komi P. V.. Kraft und Schnellkraft im Sport (a cura di), Colonia, 1994, 121-134.

Sady S. P., Wortman M., Blanke D.. Flexibility training: Ballistic, static or proprioceptive neuromuscular facilitation, Archives of Physical Medicine and Rehabilitation, 63, 1982, 261-263.

Schober H., Kraft W. Wittekopf G.. Schmidt H.. Beitrag zum EinfluB verschiedener Dehnungsformen auf das muskuliire Entspannungsverhalten des M. quadrizeps femoris, Medizin und Sport (a cura di), 30, 1990, 88-91.

Schonthaier S., Ott H., Auswirkungen verschiedener Dehnmethoden auf die maximale Bewegungsreichweite und die Dehnungsspannung, Diplomarbeit. Sportwissenschaftliches Institut der Universitiit des Saarlandes, Saarbrucken, 1994.

Shellock F. G., Prentice W. E., Warming-up and stretching for improved physical performance and prevention of sports related injuries, Sports Medicine, 2, 1985, 267-278.

Sherrington C. S., Correlation of reflexes and the principle of the common path, Brit. Ass. Rep., 1904, 728-741.

Smith J. l., Hutton R. S.. Eldred E., Postcontraction changes in sensitivity of muscle afferents to static and dynamic stretch, Brain Research, 78, 1974, 193-202.

Stoboy H., Das Krafttraining und seine Beziehung zu verschiedenen Sportarten, Sportwissenschaft. 14, 1984, 9-31.

Sullivan M. K, et al., Effect of pelvic position and stretching method on hamstring muscle flexibility, Medicine and Science in Sport and Exercise, 24, 1992, 1383-1389.

Tabary J. C., Tabary G, Tardieu C., Tardieu G.. Goldspink G., Physiological and structural changes in the cat's sole us muscle due to immobilization at different length by plaster casts, J. of Physiology, london, 224, 1972, 231-244.

Tanigawa M. C., Comparison of the hold-relax procedure and passive mobilization on increasing muscle length, Physical Therapy, 52, 1972, 725- 735.

Taylor D. C., et al., Viscoelastic properties of muscle-tendon units. The biochemical effects of stretching, Am. J. of Sports Medicine, 18, 1990, 300-309.

Ullrich K.. Gollhofer A., Physiologische Aspekte und Effektivitiit unterschiedlicher Dehnmethoden, Sportmedizin, 45, 1994, 336345.

Wallin D., Ekblom B., Grahn R., Nordenborg T.. Improvement of muscle flexibility: A comparison between two techniques, Am. J.of Sports Medicine, 13, 1985, 263-268.

Wiemann K., Beeinflussung muskuliirer Parameter durch ein zehnwochiges Dehnungstraining, Sportwissenschaft. 21, 1991, 3, 295-305 Wiemann K.. Beeinflussung muskuliirer Parameter durch unterschiedliche Dehnverfahren, in: Hoster M.. Nepper H.-U. (a cura di), Dehnen und Mobilisieren, Waldenburg, 1994, 40-71.

Wiemann K., Stretching - Grundlagen, Moglichkeiten, Grenzen, sportu nterricht. 42, 1993, 91 -106.

Williams P. E., Goldspink G., Changes in sarcomere length and physiologicai properties in immobilized muscle, J. of Anatomy, 127, 1978, 459-468.

Wittekopf G., Schober H., Kraft W., Zur Diagnostik und Wiederherstellung des neuromuskuliiren Systems am Beispiel des M.

quadriceps femoris, Medizin und Sport. 31, 1991, 141-144.

Wydra G., Bos K., Karisch G., Zur Effektivitiit verschiedener Dehntechniken, Deutsche Zeitschrift fur Sportmedizin, 42, 1991, 386-400.

Wydra G., Muskeldehnung - aktueller Stand der Forschung, Deutsche Zeitschrift fur Sportmedizin, 44, 1993, 104- 111.

Zernicke R. F., loitz B.J.. Die kontraktile Funktion der Skelettmuskujatur, in: Komi P. V., Kraft und Schnellkraft im Sport (a cura di), Colonia, 1994, 86- 103.

Autor