Viernes, Diciembre 15, 2017
   
Text Size

Buscar

La mejor actividad física para el dolor de espalda

Salud - Salud

lowerbackpain.jpgUn nuevo  estudio corroboró la utilidad de la práctica regular de ejercicios con pesas para aliviar los dolores crónicos en la parte baja de la espalda.

Un grupo de hombres y mujeres con dolor crónico de espalda consiguió un 60 por ciento de alivio y recuperación de la funcionalidad tras participar durante 16 semanas en un programa de entrenamiento de resistencia con pesas y otros equipos para ejercicio.

En cambio, quienes sólo realizaron un programa de 16 semanas de entrenamiento aeróbico, como trotar o caminar en una cinta redujeron sus dolores crónicos en un 12 por ciento.


El equipo de investigadores en cuestión, liderados por el doctor Robert Kell, de la Universidad de Alberta, Canadá, comparó mediciones previas y posteriores al programa sobre el dolor, la fuerza muscular, la masa corporal y la grasa corporal de un total de 27 hombres y mujeres, que padecían este tipo de dolores. Los voluntarios tenían entre 35 y 40 años, y venían padeciendo el dolor de espalda durante unos 28 meses.

Cabe destacar, sin embargo, que estos participantes contaban, al momento del inicio del estudio, con un estado de salud general bueno y con la particularidad de que no habían hecho ejercicio anteriormente.

Durante 16 semanas, nueve participantes realizaron ejercicios de entrenamiento de resistencia, nueve recibieron entrenamiento aeróbico (especialmente en una cinta para caminar y máquinas elípticas) y nueve funcionaron como grupo de “control“, sin hacer ejercicio.

El equipo usó como modelo de entrenamiento de la resistencia a los programas que se utilizan para los atletas. Esos regímenes, generalmente, “aumentan la intensidad y/o la cantidad de ejercicio regular”, explicó Kell.

Los participantes usaron pesas libres y máquinas de entrenamiento de resistencia para aumentar la fuerza muscular tanto superior como inferior del cuerpo. Se les realizaron pruebas programadas para analizar su evolución y determinar los pasos adecuados de avance en el programa.

Además de una reducción significativa del dolor, el entrenamiento de resistencia mejoró la fuerza muscular de los participantes, su rendimiento y flexibilidad; aumentó el 1,2 por ciento de la masa corporal y redujo el 15 por ciento de la grasa corporal del grupo con respecto a las mediciones realizadas al momento de comenzar el estudio.

El grupo que sólo efectuó entrenamiento aeróbico perdió cantidades significativas de grasa y masa corporal, y mejoró el rendimiento cardiorrespiratorio, pero no alcanzó el mismo nivel de alivio del dolor que los primeros. Como era de esperar, el grupo de control no presentó ningún cambio.

Fuente Journal of Strength and Conditioning Research Enero 2009